Mall & Retail

Home
>
Actualidad
7 PREGUNTAS CLAVE DE LA PLANEACIóN ESTRATéGICA EN 2022

Mall & Retail quiere en su primera edición del año, brindar a nuestra audiencia las principales tendencias que se vislumbran en diferentes frentes de interés en la industria de centros comerciales y retail y que hemos denominado Agenda 2022.  En esta edición analizaremos 7 preguntas que las empresas deben contestar para sacarle provecho a este mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) que se ha vuelto más agresivo en su nivel de competencia. Hoy la incertidumbre que se vive en el mundo es tan compleja que requiere de líderes con más  claridad en leer el entorno de su negocio. 

Tras casi dos años de un declive económico mundial, el 2022 comienza con la ilusión de ofrecer un año con menor grado de imprevistos en el mundo del emprendimiento. Sin embargo, para aprovechar todo el potencial de este año, no basta con mirar hacia afuera. Las empresas que le estén apostando a recobrar lo perdido durante los pasados meses deberán planear su año de manera estratégica, revisarse internamente y optimizar sus recursos.

 

¿Por qué es importante tener una planeación estratégica? 

 

Las empresas están sujetas a cambios en el entorno nacional y mundial, la planeación estratégica les permite a las empresas enfocar sus esfuerzos y optimizar el uso de sus recursos en pro de lograr una meta. 

La planeación hace que dejemos de pensar en el día a día de nuestro negocio, nos brinda un norte claro.

 

Las empresas que cuentan con una planeación estratégica definida tienen una oportunidad mucho mayor de crecer sostenidamente frente a aquellas que no lo hacen.  Una parte importante de la Planeación Estratégica consiste en “implementar pilotos controlados que les permitan a las empresas definir de manera eficiente una ruta de éxito”.

 

¿Por dónde empezar?

 

¿Qué debe hacer una compañía que quiera generar un plan de negocios de cara al 2022? ¿Existe un paso a paso? ¿Cuáles son esos factores clave?  El primer paso para una planeación estratégica se encuentra en conocer profundamente la situación actual del negocio; esto implica entender el entorno local e internacional de la empresa, las tendencias del sector, la competencia y las mejores prácticas del mercado.

 

Conocer el negocio al que se dedica, le permitirá crear una definición estratégica del mismo. Es decir, delimitar qué es y qué no es su negocio. Con base en esa limitación, se podrá saber a dónde se puede llevar la empresa y abrir un norte de éxito para ella: imaginar un futuro. Sabiendo qué hace y para dónde quiere ir, lo que resta es priorizar frente de trabajo y definir los pasos que los llevaran a donde anhela llegar.

Pilotear más y adivinar menos.

 

Una vez delimitado el negocio y establecido un norte, es importante hacer pilotos controlados del negocio, que permitan validar hipótesis a bajo costo. Esos pequeños pilotos permitirán escalar aquellas hipótesis que hayan mostrado que tienen tracción en el mercado. En el proceso, será importante saber hacer renuncias inteligentes: saber qué funciona y qué no.

 

También resulta de vital importancia cuidarse de hacer pilotos muy largos, complejos y costosos, en los que se puede perder mucho tiempo y dinero, sin resultados.

Cada compañía debe tener claro cuáles son sus capacidades para hacer pilotos sin descuidar la operación de la empresa.

 

Tras el piloto, se abre un camino.

 

Terminada la fase de los pilotos, es importante definir rutas de trabajo que sean acordes con las capacidades y capitalización del aprendizaje del negocio. Estas rutas deben estar acompañadas por metodologías existentes y apoyo de expertos (aliados que ofrezcan metodologías para acortar la distancia entre sus objetivos y el estado actual de su negocio) que permita ver lo que los directivos  no alcanzan a divisar.

 

¿Cómo blindar tu planeación de imprevistos en 2022?

 

Si la pandemia trajo una enseñanza es que hay que cuestionar los procesos internos y los canales de comercialización de las empresas. De cara a 2022, es necesario optimizar costos y gastos para llegar a nuevos clientes, mercados y plazas. También hay que desechar las operaciones, canales y productos que no le aporten a la empresa. Optimizar es una palabra clave para un año en el que se espera crecimiento, aun sabiendo que la incertidumbre no termina.

 

Como complemento a lo anterior, las 7 preguntas que nos debemos hacer para encarar acertadamente el proceso de planeación estratégica son las siguientes:

 

1) ¿Encontraste en tu negocio secretos que otros no han visto?

 

Los negocios más que verdades requieren de secretos que otros no están viendo, es decir una diferenciación que sea valorada por tus clientes. Un producto diferente donde converjan una nueva tecnología y un problema por resolver en tus clientes, un nuevo modelo de negocio, un servicio diferencial, etc. Para encontrar esas diferenciales se requiere de contar con un modelo de innovación en las compañías.

 

2) ¿Te estás volviendo dueño de un mercado o una tribu? 

 

Los negocios de cola larga son cada día más escasos por la complejidad de atención que requieren. La explosión de internet y la fragmentación del mercado han ocasionado que las oportunidades más interesantes se están presentando en mercados de nichos que luego puedas controlar.  Muchos empresarios no tienen definido ese nicho de mercado. La planeación estratégica tiene que ver con el entendimiento claro de cuál es ese mercado pequeño que nos vamos adueñar.

 

3) ¿Tienes un modelo escalable de ventas?

 

El  modelo escalable de ventas es parte crítica en el crecimiento del negocio, la estructura comercial, los canales de distribución, el llegar a nuevas fronteras de manera clara y sistemática son aspectos claves en el crecimiento de tu negocio.  Muchos  negocios que no son escalables de ventas se estancan en el tiempo.

4) ¿Es el momento correcto?

 

Todos los negocios pasan por diferentes ciclos económicos.  Los mejores negocios son los que están atravesando su “El timing” correcto del ciclo. Hay que hacer una reflexión profunda de donde está tu negocio, que hace sentido en el momento competitivo, que está pasando en el mundo y hacia  dónde vamos a evolucionar.

 

5) ¿Tienes al equipo indicado para resolver el hoy y el equipo indicado  para resolver el mañana? 

 

Tenemos en cada momento que evaluar a la gente que nos acompaña. 

Es fundamental mirar la densidad de talento que tenemos y evaluar cómo puede jugar ese equipo hacia adelante y de qué manera moverás el tablero de ajedrez. 

 

Es importante tener el organigrama del futuro de tu compañía. Cuáles son los actores con que vas a jugar mañana, suponiendo que llegan los resultados que estás buscando. El propósito es ir preparando el equipo para enfrentar esos nuevos retos. 

 

6) ¿El negocio tiene proyección en los próximos 5 años? 

 

En qué negocio de acuerdo a la posición estratégica  deberías estar en el siguiente lustro. Todos los sectores  eventualmente pierden velocidad y nivel de atractividad. Qué tan estratégico es el negocio 5  años hacia adelante. Qué tan viejo son “los fierros” de tu actividad. Qué tan revolucionario es tu modelo empresarial moviéndolo hacia adelante.  Cuáles son las opciones estratégicas que deberías tener para mantenerte vigente en los próximos 5 años.

 

7) ¿Te morirías orgulloso dedicándome la vida a este proyecto? 

 

Para que puedas soportar las subidas y bajadas del negocio debes estar verdaderamente enamorado de lo que haces. Si no hay orgullo detrás de la dedicación con cualquier dificultad te echarías para atrás. 

 

Fuente: Mall & Retail.